Retrolorian menu

Navegar por los juegos ZX Spectrum

Para la plataforma ZX Spectrum, puedes elegir Marie Celeste, The Sentry, Taito Coin-Op Hits, The Tripods, Moron entre los resultados.

The Valley

The Valley, lanzado en 1983 para Commodore 64, es un clásico juego de rol que lleva a los jugadores a un viaje épico a través de una tierra mística y peligrosa. Desarrollado por Mastertronic, The Valley rápidamente ganó popularidad por su jugabilidad innovadora y sus gráficos vívidos. El juego está ambientado en un mundo de fantasía donde los jugadores asumen el papel de un valiente aventurero encargado de salvar el Valle de un malvado hechicero. El Valle es un paisaje vasto y diverso, lleno de cuevas escondidas, montañas traicioneras y bosques místicos. A medida que los jugadores exploren el Valle, encontrarán una variedad de criaturas y personajes, cada uno con sus propias habilidades y desafíos únicos. La mecánica de juego de The Valley es lo que lo diferencia de otros juegos de Commodore 64 de su época. En lugar de una historia lineal, los jugadores tienen la libertad de explorar el Valle a su propio ritmo y tomar sus propias decisiones. Este estilo de juego de mundo abierto fue revolucionario en ese momento y añadió un elemento de emoción e imprevisibilidad al juego. Una de las características más destacadas de The Valley es su intrincado sistema de combate. Los jugadores tienen la opción de participar en batallas por turnos con sus enemigos, usando una variedad de armas y hechizos para derrotarlos. Sin embargo, la estrategia es clave en estas batallas, ya que usar el tipo de arma o hechizo incorrecto puede resultar en la derrota. Los jugadores también deben gestionar los niveles de salud y resistencia de sus personajes, haciendo de cada batalla una experiencia estratégica e intensa. Además de su atractiva jugabilidad, The Valley también recibió elogios por sus impresionantes gráficos. Los colores vibrantes y los paisajes detallados realmente dieron vida al Valle en el Commodore 64. Cada área del Valle tiene su propio diseño y atmósfera únicos, lo que la convierte en una experiencia visualmente cautivadora para los jugadores. El Valle también era conocido por su desafiante nivel de dificultad. El juego requería que los jugadores pensaran de forma creativa y estratégica para superar obstáculos y derrotar a los enemigos. Esto añadió una sensación de logro al avanzar en el juego, convirtiéndolo en una experiencia verdaderamente gratificante. A lo largo de los años, The Valley se ha convertido en un clásico de culto entre los entusiastas de Commodore 64 y ha sido elogiado por su jugabilidad innovadora, gráficos impresionantes y dificultad desafiante. Es un testimonio de la Edad de Oro de los juegos y sigue siendo un título querido por muchos jugadores de la vieja escuela. Si buscas una aventura nostálgica llena de magia, peligro y emoción, The Valley es sin duda un juego que debes probar.

The Slicker Puzzle

El año 1983 marcó un momento significativo para el mundo de los videojuegos cuando Commodore 64 lanzó su último juego: The Slicker Puzzle. Desarrollado por Doug Cummins y publicado por Courbois Software, este juego arrasó en la comunidad de jugadores y se convirtió en un éxito instantáneo. Con su concepto único y su juego adictivo, The Slicker Puzzle creó un nuevo estándar para los juegos de rompecabezas en el Commodore 64. El juego se desarrolla en una cuadrícula de 9x9 donde los jugadores tienen que maniobrar un slicker en forma de T a través de varios obstáculos, como paredes y otros slickers, para alcanzar el objetivo designado. El slicker sólo puede moverse horizontal y verticalmente, lo que aumenta la complejidad del juego. El objetivo del juego es alcanzar el objetivo en el menor número de movimientos posible, poniendo a prueba las habilidades de resolución de problemas y el pensamiento estratégico del jugador. Una de las características más llamativas de The Slicker Puzzle fueron sus gráficos simplistas pero visualmente atractivos. Los colores vivos y los niveles bien diseñados hicieron que el juego fuera más atractivo y mantuvieron a los jugadores enganchados durante horas. Las suaves animaciones y los efectos de sonido se sumaron a la experiencia inmersiva, lo que hizo que fuera difícil dejar el juego. A medida que los jugadores avanzaban por los niveles, encontraban varios tipos de obstáculos, cada uno con su propio conjunto de desafíos. Desde paredes móviles hasta teletransportes, cada elemento añadió una nueva dimensión al juego, haciéndolo más desafiante y adictivo. El juego también tenía un editor de niveles incorporado, que permitía a los jugadores crear y compartir sus propios niveles, lo que aumentaba el factor de rejugabilidad. El éxito de Slicker Puzzle no se debió sólo a su adictiva jugabilidad y sus impresionantes gráficos, sino también a su desafiante dificultad. El juego tenía una curva de aprendizaje pronunciada y, a medida que los jugadores avanzaban a niveles más altos, los acertijos se volvían cada vez más complejos, llevando sus cerebros al límite. Este fue un cambio refrescante con respecto a otros juegos de rompecabezas de la época, que a menudo eran repetitivos y carecían de profundidad. El juego recibió elogios de la crítica y fue elogiado por su jugabilidad, diseño y diversión únicos. También ganó varios premios, incluido el premio 'Juego del año' de 1983 de la revista Commodore Format. Hoy en día, se considera un clásico de culto y, a menudo, se cita como uno de los mejores juegos de rompecabezas del Commodore 64.

Klokkijken Analoog

Klokkijken Analoog, lanzado en 1984, es un juego notable que revolucionó el concepto de contar la hora y la educación en el mundo de los videojuegos. Desarrollado por la conocida empresa de programación Quorax Computers y publicado por su empresa matriz, Sinclair Research Ltd, este juego se convirtió en un éxito instantáneo entre niños y adultos. El objetivo del juego es enseñar a los jugadores cómo decir la hora usando un reloj analógico y al mismo tiempo involucrarlos en una aventura divertida y desafiante. Ambientado en un mundo mágico donde el tiempo es un elemento esencial, los jugadores asumen el papel de un joven mago encargado de encontrar las manecillas perdidas del reloj encantado que controla el flujo del tiempo. A medida que avanza el juego, los jugadores deben recolectar diferentes elementos de cada nivel para desbloquear el siguiente y, en última instancia, volver a armar el reloj. Uno de los aspectos más impresionantes de Klokkijken Analoog es el uso de gráficos atractivos y efectos de sonido envolventes. Los colores vibrantes y las encantadoras animaciones hacen que el juego sea visualmente atractivo y capten la atención de los jugadores desde el principio. La música de fondo, junto con el tictac del reloj, se suma a la experiencia inmersiva general, haciendo que los jugadores se sientan parte del mundo mágico del juego. Además de su valor de entretenimiento, Klokkijken Analoog también tuvo importantes implicaciones educativas. El concepto del juego de enseñar a decir la hora, una habilidad fundamental para los niños, de una manera divertida e interactiva fue un hito importante en el mundo de los juegos. Permitió a los niños aprender mientras jugaban, lo que la convirtió en una herramienta de aprendizaje más atractiva y eficaz. El éxito del juego también se puede atribuir a su diseño fácil de usar y a sus controles intuitivos. Los desarrolladores se aseguraron de que incluso los niños pequeños pudieran navegar fácilmente por el juego sin ningún conocimiento previo de relojes analógicos. La dificultad del juego aumenta lentamente, lo que permite a los jugadores aprender y dominar gradualmente el arte de decir la hora. Klokkijken Analoog recibió elogios de la crítica y rápidamente se ganó una base de seguidores leales, y muchos lo consideraron como uno de los mejores juegos educativos de su tiempo. El éxito del juego llevó al lanzamiento de varias versiones para diferentes sistemas informáticos, incluidos los populares ZX Spectrum, Commodore 64 y Amstrad CPC. Su impacto en el mundo de los juegos y la educación todavía se puede sentir hoy en día, ya que los relojes analógicos y los juegos para decir la hora son elementos básicos en muchas aulas.

Klokkijken Digitaal

Klokkijken Digitaal, también conocido como Digital Clock Watching, fue un revolucionario juego de ZX Spectrum lanzado en 1984. Desarrollado por la empresa de software holandesa Wolters Software, este juego tenía como objetivo enseñar a los niños a decir la hora de una manera divertida e interactiva. En una época en la que los relojes digitales se estaban volviendo cada vez más populares, este juego fue una incorporación bienvenida al mercado y rápidamente ganó popularidad entre los jóvenes estudiantes. El juego fue diseñado con gráficos coloridos y efectos de sonido pegadizos, lo que lo hace visualmente atractivo y entretenido para los niños. Al jugador se le presenta un reloj digital y se le da un tiempo para igualar. Deben usar su teclado para ingresar la hora correcta antes de que el reloj llegue a la hora indicada. Esto no sólo pone a prueba su conocimiento del tiempo sino que también mejora su coordinación ojo-mano y sus habilidades de mecanografía. Klokkijken Digitaal ofrecía varios niveles de dificultad, lo que lo hacía adecuado para niños de diferentes edades y niveles de aprendizaje. El juego comenzó con tiempos simples como '1:00' u '8:30' y avanzó gradualmente a tiempos más desafiantes como '4:45' o '11:55'. Esto ayudó a los niños a desarrollar sus habilidades para decir la hora paso a paso y les dio una sensación de logro a medida que avanzaban por los niveles. Una de las características únicas de este juego era la opción de "maestro de tiempo". Esto permitió que los niños tuvieran un tutor virtual que los guiaría a través del juego y les daría pistas cuando fuera necesario. El profesor de tiempo estaba equipado con una voz amigable y animaba a los jugadores a seguir intentando hasta obtener la respuesta correcta. Esta función fue especialmente útil para los niños que tenían dificultades para aprender a decir la hora e hizo que el juego fuera más accesible para un público más amplio. Además de ser un juego divertido y educativo, Klokkijken Digitaal también tenía un lado competitivo. El juego realizaba un seguimiento de la puntuación del jugador y del tiempo necesario para completar cada nivel. Esto animó a los niños a intentar superar su propia puntuación o competir con sus amigos o hermanos. Este elemento adicional de competencia motivó a los niños a practicar y mejorar sus habilidades para decir la hora. Klokkijken Digitaal recibió numerosos elogios por su concepto innovador y sus eficaces métodos de enseñanza. No sólo fue popular entre los niños de los Países Bajos, donde se desarrolló, sino que también obtuvo reconocimiento en otras partes de Europa, como el Reino Unido y Alemania. Su éxito llevó al desarrollo de juegos educativos similares por parte de otras empresas, pero Klokkijken Digitaal siguió siendo uno de los favoritos entre los niños en los años venideros.

20-Veld Rekenen

20-Veld Rekenen, también conocido como '20 Field Counting', fue un juego matemático lanzado para la computadora ZX Spectrum en 1984. Desarrollado por Paradise Programming, este juego tenía como objetivo hacer que el aprendizaje de la aritmética fuera divertido y atractivo para los jugadores jóvenes. La premisa de 20-Veld Rekenen es simple pero desafiante. Los jugadores son transportados a un campo virtual con 20 casillas, cada una de las cuales contiene un número. El objetivo es resolver ecuaciones matemáticas moviéndose por el campo y recogiendo números que serían iguales a la ecuación dada. Por ejemplo, si la ecuación fuera '4 3 =?', los jugadores tendrían que moverse a los cuadrados con los números 4 y 3 para completar la ecuación y ganar puntos. Uno de los aspectos más singulares de 20-Veld Rekenen son sus niveles de dificultad adaptativos. El juego ajusta la complejidad de las ecuaciones según el nivel de habilidad del jugador, asegurando que siga siendo desafiante y atractivo. Esta característica fue revolucionaria en ese momento e hizo que el juego fuera adecuado para jugadores de todas las edades y habilidades matemáticas. Además de su valor educativo, 20-Veld Rekenen también tenía un diseño encantador y colorido. El campo era brillante y visualmente atractivo, y la música era pegadiza y aportaba una sensación de emoción al juego. El juego también contó con animaciones y efectos de sonido, lo que lo convirtió en una experiencia inmersiva. Otro aspecto destacable de 20-Veld Rekenen fue su modo multijugador. Los jugadores podían competir entre sí para resolver ecuaciones, añadiendo un elemento competitivo al juego. Esta característica lo convirtió en un éxito entre las familias y las escuelas, ya que fomentaba la competencia amistosa y el trabajo en equipo. Tras su lanzamiento, 20-Veld Rekenen recibió críticas positivas y rápidamente se hizo popular entre los jugadores y educadores jóvenes. Fue elogiado por su enfoque innovador para la enseñanza de las matemáticas y su atractiva jugabilidad. El juego también ganó varios premios, incluido el prestigioso premio "Software educativo del año" en los Países Bajos. Incluso hoy, más de tres décadas desde su lanzamiento, quienes lo jugaron todavía recuerdan con cariño a 20-Veld Rekenen. Se considera un clásico entre los juegos de ZX Spectrum y tiene un lugar en el corazón de muchos por su función de hacer que el aprendizaje sea divertido y promover las habilidades de pensamiento crítico.

Turbo Girl

Turbo Girl, lanzado en 1988, es un clásico juego de carreras de plataformas para Commodore 64. Desarrollado por Silicon Dreams y publicado por Ocean Software, Turbo Girl rápidamente se convirtió en un favorito de los fanáticos debido a su juego de alta velocidad y niveles desafiantes. El juego sigue la historia de una joven llamada Lolly que participa en una competición de carreras futurista conocida como 'Turbo Racing'. Mientras compite contra oponentes hábiles y navega por pistas traicioneras, Lolly debe usar sus rápidos reflejos y sus astutas habilidades para convertirse en la campeona definitiva de Turbo Girl. Los gráficos de Turbo Girl eran bastante impresionantes para Commodore 64, con fondos coloridos y detallados que realmente daban vida al juego. Los efectos de sonido y la alegre banda sonora se sumaron a la experiencia inmersiva general del juego. Los jugadores se sintieron instantáneamente atraídos por el mundo de Turbo Girl, ansiosos por asumir los desafíos que les esperaban. Una de las características más notables de Turbo Girl fue su juego trepidante. El juego tenía un sistema de control fluido y receptivo, que permitía a los jugadores maniobrar fácilmente a través de las pistas y realizar acrobacias atrevidas. En el camino, Lolly podría recolectar potenciadores como aumentos de velocidad, vidas extra y escudos de invencibilidad para ayudarla a derrotar a sus oponentes y superar obstáculos. Pero cuidado, a medida que las carreras se volvieron más difíciles, con curvas más cerradas y más peligros, los jugadores tuvieron que estar alerta para mantenerse por delante de la competencia. El juego también incluía una característica única donde los jugadores podían diseñar sus propias pistas personalizadas. Esto añadió una capa extra de creatividad y valor de repetición a Turbo Girl. Las pistas personalizadas se pueden guardar y compartir con amigos, lo que genera infinitas horas de diversión y competencia. Turbo Girl recibió elogios de la crítica y es considerado uno de los mejores juegos de carreras del Commodore 64. Incluso ganó el prestigioso 'Golden Joystick Award' al Mejor Juego de 8 Bits en 1988. El éxito del juego llevó a una secuela, titulada 'Turbo Girl'. 2: Regreso a Speed City', que se estrenó en 1990. Mirando hacia atrás, el legado de Turbo Girl aún vive en los corazones de los jugadores retro. Su jugabilidad adictiva, gráficos impresionantes y niveles desafiantes han resistido la prueba del tiempo. Sigue siendo uno de los favoritos entre los coleccionistas y a menudo se lo cita como uno de los mejores juegos para Commodore 64. Entonces, si sientes nostalgia o simplemente buscas una experiencia de carreras emocionante, ¿por qué no pruebas Turbo Girl? Prepárate para competir y comprueba si tienes lo necesario para ser la próxima campeona de Turbo Girl.

Lemmings

Lemmings es un juego clásico de DOS lanzado en 1991 por el desarrollador de videojuegos británico DMA Design. Rápidamente se convirtió en un juego popular y querido, que resistió la prueba del tiempo y todavía hoy lo juegan personas de todas las edades. La premisa del juego es simple pero desafiante: controlas a un grupo de adorables criaturas conocidas como lemings y debes guiarlos a un lugar seguro a través de una variedad de obstáculos y peligros. El juego comienza con un grupo de cien lemmings que caminan sin pensar en línea recta, y tu trabajo como jugador es asignarles diferentes tareas y habilidades para llevarlos a la salida. Las tareas van desde cavar, construir, escalar y bloquear, entre otras, y cada una deberá ser utilizada estratégicamente para poder salvar un determinado porcentaje de los lemmings en cada nivel. El objetivo final es salvar una cantidad específica de lemmings en cada nivel para avanzar al siguiente, siendo el objetivo final llegar al nivel final y salvar los 100 lemmings. Una de las razones por las que Lemmings ha seguido siendo tan popular a lo largo de los años es su modo de juego único y desafiante. Cada nivel presenta un nuevo conjunto de obstáculos y requiere que los jugadores piensen de forma creativa y rápida para salvar tantos lemmings como sea posible. Los niveles van desde simples y directos hasta complejos y alucinantes, asegurando que los jugadores nunca se aburran. Además, a medida que avanzan los niveles, el juego introduce nuevos elementos como trampas, peligros y potenciadores que mantienen la jugabilidad fresca y emocionante. Otro aspecto notable de Lemmings es su naturaleza peculiar y alegre. Los propios lemmings son adorables y tienen una personalidad encantadora que los hace atractivos para los jugadores. También tienen sus propios efectos de sonido únicos, como su icónico '¡oh no!' cuando caen y mueren. La banda sonora del juego también es divertida y pegadiza, lo que contribuye a la atmósfera general agradable y alegre del juego. Además, Lemmings tiene una amplia gama de niveles y dificultades, lo que lo hace adecuado para jugadores de todos los niveles. Ya seas un principiante o un jugador experimentado, el juego ofrece un desafío satisfactorio y una sensación de logro al completar cada nivel. También tiene una función de edición de niveles, que permite a los jugadores crear sus propios niveles y compartirlos con otros, extendiendo la vida útil del juego y aumentando su valor de repetición. A pesar de su lanzamiento hace casi 30 años, Lemmings sigue siendo uno de los mejores juegos de rompecabezas de todos los tiempos. Su jugabilidad adictiva, personajes encantadores y niveles desafiantes lo convierten en un clásico atemporal que continúa entreteniendo tanto a jugadores nuevos como a los veteranos. También ha generado numerosas secuelas y spin-offs, solidificando su lugar en la historia de los videojuegos. Entonces, si estás de humor para un juego desafiante pero divertido y alegre, prueba Lemmings; no te decepcionarás.

Vectorball

Vectorball es un juego clásico de DOS que ocupa un lugar especial en los corazones de muchos jugadores. Lanzado en 1988, fue desarrollado por Binary Design y publicado por Mastertronic. El juego combina elementos de deportes y juegos de rompecabezas para crear una experiencia única y adictiva. La premisa de Vectorball es simple pero desafiante: dos jugadores controlan una pelota flotante e intentan empujarla hacia la portería del oponente usando una combinación de empuje y ángulos precisos. El juego se puede jugar solo contra la computadora o con un amigo en el modo de 2 jugadores. Lo que hace que Vectorball se destaque es su uso innovador de vectores y física para crear un juego realista y atractivo. Una de las características más llamativas de Vectorball son sus gráficos. Para un juego lanzado en 1988, cuenta con impresionantes gráficos en 3D y animaciones fluidas. La paleta de colores neón y los temas futuristas se suman al atractivo estético general del juego. Los efectos de sonido y la música también contribuyen a la experiencia de inmersión, haciéndote sentir como si estuvieras realmente en un campo deportivo futurista. La jugabilidad de Vectorball es sorprendentemente profunda y estratégica. Mientras los jugadores navegan por la arena, deben tener en cuenta factores como la gravedad, el impulso de la pelota y los obstáculos para marcar un gol con éxito. Los diferentes modos de juego también añaden variedad y rejugabilidad al juego. Desde partidas estándar hasta desafíos cronometrados, cada modo presenta un conjunto único de obstáculos y objetivos que superar. Uno de los aspectos más definitorios de Vectorball es su pronunciada curva de aprendizaje. Si bien los conceptos básicos se pueden comprender con relativa rapidez, dominar el juego requiere control y sincronización precisos. Los oponentes de IA en el modo para un jugador también son desafiantes y te mantendrán alerta. Esto, junto con una jugabilidad adictiva, hace de Vectorball un juego que te hará volver por más. Aunque Vectorball recibió críticas generalmente positivas tras su lanzamiento, a menudo pasó desapercibido debido a la popularidad de otros juegos de DOS como Prince of Persia y Commander Keen. Sin embargo, desde entonces se ha ganado un culto y ahora se considera una joya escondida de la era de los juegos de DOS.

Vampire

Vampire, lanzado en 1986 para Commodore 64, fue un juego revolucionario para su época. Desarrollado por Codemasters, fue uno de los primeros juegos de acción de desplazamiento lateral que llegó al mercado. Aprovechando la popularidad de los vampiros en la cultura popular de la época, el juego permitía a los jugadores ponerse en la piel de un vampiro y embarcarse en una búsqueda oscura y peligrosa. El juego sigue la historia de un vampiro recién convertido, que debe navegar a través de un mundo oscuro y peligroso para encontrar a su amor perdido: un compañero vampiro que ha sido encarcelado por un brujo malvado. Como jugador, debes recorrer varios niveles, enfrentándote a enemigos como murciélagos, hombres lobo y otras criaturas sobrenaturales. Lo que diferenciaba a Vampire de otros juegos de la época eran sus impresionantes gráficos y su banda sonora atmosférica. El juego estaba bellamente diseñado, con fondos ricos y detallados que realmente dieron vida al mundo de los vampiros. La banda sonora contribuyó a la sensación general del juego, con melodías inquietantes que dejaron una impresión duradera en los jugadores. El juego en sí era simple pero adictivo. El jugador tenía que navegar a través de cada nivel, luchando contra enemigos y recolectando elementos para avanzar a la siguiente etapa. El personaje del jugador tenía varias habilidades como vampiro, como el poder de convertirse en murciélago y volar, añadiendo un elemento extra de estrategia al juego. Cada nivel se volvió cada vez más desafiante, con obstáculos desconcertantes y batallas contra jefes que requerían precisión y reflejos rápidos. Uno de los aspectos más memorables de Vampire fueron los mensajes crípticos esparcidos por todo el juego. Estos dieron sugerencias y pistas al jugador sobre cómo progresar y agregaron una capa de misterio al juego ya inmersivo. Estos mensajes también fueron un ejemplo temprano del uso de huevos de Pascua en los videojuegos, lo que contribuyó al disfrute general del juego por parte de los jugadores. Vampire fue un éxito comercial y de crítica, y recibió grandes elogios por su juego y diseño innovadores. También fue uno de los primeros juegos en introducir el concepto de múltiples finales, dependiendo de las elecciones y acciones del jugador a lo largo del juego. Esto agregó un elemento de rejugabilidad, ya que los jugadores querrían ver los diferentes resultados de sus decisiones.

Trigger

Trigger es un juego clásico de DOS lanzado en 1989, creado por Bullet-Proof Software. Con sus gráficos simplistas y su jugabilidad adictiva, Trigger rápidamente se ganó un culto de seguidores y todavía es amado por muchos jugadores retro hasta el día de hoy. El juego tiene lugar en un mundo post-apocalíptico donde los jugadores controlan a un personaje llamado Trigger que emprende una búsqueda para salvar su tierra natal de las garras de un señor malvado. Armados sólo con una espada confiable y algunas habilidades básicas, los jugadores deben navegar a través de múltiples niveles, derrotando enemigos y resolviendo acertijos a lo largo del camino. Lo que distingue a Trigger de otros juegos de DOS de su época es su sistema de combate único. En lugar de depender de la mecánica tradicional de hack-and-slash, Trigger implementa un enfoque más estratégico para las batallas. Los jugadores deben cronometrar cuidadosamente sus ataques y anticipar los movimientos de sus oponentes para tener éxito. Esto añade una capa adicional de desafío y profundidad al juego, haciendo que cada encuentro sea más intenso y satisfactorio. Además de su jugabilidad, Trigger también cuenta con una impresionante banda sonora compuesta por el legendario Yuzo Koshiro. La música complementa perfectamente la atmósfera post-apocalíptica del juego, contribuyendo a la inmersión y a la experiencia general. Los jugadores se encontrarán tarareando las melodías pegadizas mucho después de terminar el juego. Uno de los aspectos más destacables de Trigger es su diseño de niveles. Cada etapa tiene un diseño único y ofrece una variedad de desafíos y obstáculos que los jugadores deben superar. Desde caminos estrechos hasta plataformas traicioneras, los jugadores deben usar su ingenio y habilidades para avanzar en cada nivel. Y con un total de 23 niveles, Trigger ofrece una cantidad decente de contenido para que los jugadores puedan hincarle el diente. A pesar de su antigüedad, Trigger sigue siendo un juego querido entre los jugadores retro y, a menudo, se lo cita como uno de los mejores juegos de DOS de todos los tiempos. Su jugabilidad adictiva, su sistema de combate único y su excelente banda sonora contribuyen a su atractivo duradero. Y con el auge de los juegos retro, Trigger ha encontrado una nueva audiencia entre los jugadores más jóvenes que están ansiosos por experimentar los clásicos.